Si te extraño no es extraño, si me caigo es por vos, en la calle dicen que nos veían felices, que no entienden la razón de dejarnos para siempre, cuando fuimos mucho más que eternos compañeros. Hiciste lo que querías porque así lo quise yo. Está amaneciendo y lo que voy haciendo me pone peor. Pero yo vivo a mi manera, sin reglas ni normas y así es mucho mejor. Si te digo lo que pienso, se pondrá mucho peor. Hay gente segura, y están los otros que se asustan, pero ninguno sabe quién soy. Le pido a cupido que se haga mi amigo, que no viva de la noche y el dolor. Porque está amaneciendo y ya no se qué quiero hoy.