Para odiar hay que querer.