yo vengo a hablarte de amor.

Cuando un sueño se te muera, o entre en coma una ilusión, no lo entierres ni lo llores, resucítalo. Y jamás des por perdida la partida, cree en ti, y aunque duelan, las heridas curarán. Hoy el día ha venido a buscarte, y la vida huele a besos de jazmín, la mañana esta recién bañada, el sol la ha traído a invitarte a vivir. Y verás que tú puedes volar, y que todo lo consigues. Y verás que no existe el dolor, hoy te toca ser feliz. Si las lágrimas te nublan la vista y el corazón, haz un trasvase de agua, al miedo, escúpelo. Y si crees que en el olvido, se anestesia un mal de amor, no hay peor remedio que la soledad. Deja entrar en tu alma una brisa, que avente las dudas y alivie tu mal. Que la pena se muera de risa, cuando un sueño se muere es porque se ha hecho real.